Recuerdos Inolvidables

Clases de Teatro y Actuación

COVIDA 2020: Historias detrás de la pandemia

Serie 1 de cuentos: Plaza Balcarce

 

Recuerdos Inolvidables

por Sebastián J. Torelli

 

Cuatro chicos solían pasar sus ratos libres en la plaza de su barrio (Julio y Juan de 6 años, Marcos de 7, Fernanda de 5) que se conocieron en ese mismo lugar. Todos tenían mucha imaginación, algunos hiperactivos y otros amantes del aire libre.

La calesita era el lugar donde competían entre todos para sacar la sortija y Julio era el que más ganaba, por su espíritu competitivo y porque el dueño de la calesita tenía especial simpatía con él al conocerlo prácticamente desde que nació. Sus padres lo llevaban desde que tenía 1 mes a la misma plaza Balcarce en Núñez. El tanque de guerra era el que siempre elegía donde era un comandante a cargo de la misión de disparar y derrotar a las demás, ya sean caballos, helicópteros o cualquier otro integrante de la calesita.

Una vez que daba sus 6 vueltas, comprando 4 boletos y 2 más gracias a la sortija, iban los 4 corriendo a los juegos de plaza. Allí, además de recorrer cada uno de los juegos también aprovechaban a jugar a la mancha y a la escondida. Hasta jugaban con sus muñecos/as en las mesas de cemento situadas afuera, justo enfrente  donde siempre los cuidaba uno de los padres de los 4 que se turnaban según sus tareas y trabajos diarios.

Aprovechaban la plaza entera ya que jugaban a la pelota en los espacios de tierra con pasto junto a flores caídas de los enormes árboles que había en aquella plaza. Eran los chicos más felices al compartir momentos únicos de sus vidas en aquel grandioso lugar. Desde conocer nuevos amigos, festejos de cumpleaños (a los que se sumaban chicos que veían por primera vez) y disfrutar shows de magia gratuitos los fines de semana. Eran inseparables ya que cuando uno se enfermaba, se fracturaba, o por alguna razón no podía salir siempre se hacían un tiempo en el día para ir a visitarlo y compartir cómo les había ido en el día.

Así pasaron 4 años todos juntos hasta que llego el día en el que Marcos llegó triste porque se enteró que en una semana se iba a mudar a España debido a una imperdible oportunidad laboral para su padre. Ese día, todos quedaron desconcertados al no querer perderlo para siempre ya que no sabían usar celulares ni computadoras para hacer video llamadas para mantenerse en contacto. Pero al mes de viajar, Marcos les hacía llegar sus primeras experiencias en aquel lugar nuevo donde se había mudado, a través de sus padres que mandaban mensajes de texto y de voz y hasta algunos videos a los otros padres y así se lo hacían llegar a sus hijos.

Con el tiempo Fernanda se mudó a Avellaneda y Juan ya casi no salía a la plaza ya que tenía otras actividades por la tarde como fútbol, natación y teatro. Tan solo Julio salía a andar en bici y jugar a la pelota con nuevos amigos.

Una vez que pasaron los 30 años de edad ya todo era diferente. Pero esa experiencia que pasaron juntos la repitieron con sus propios hijos y así volvieron a disfrutar desde otro lugar, compartiendo experiencias junto a otros padres y abuelos.

Sebastián J. Torelli (28/03/2020)

Did you like this? Share it!

0 comments on “Recuerdos Inolvidables

Leave Comment

Call Now Button